Cultivo y Características de la Lechuga Morada

Hoy en día, existen muchos tipos diferentes de lechugas, siendo entre ellas muy distintas en cuanto a sus características, propiedades y cultivo.

Es por ello, que en este artículo vamos a hablar sobre la lechuga morada para que la puedas conocer más a fondo. Te ayudamos a que aprendas cuáles son sus trucos de cultivo, así como todos los beneficios con los que cuenta.

cultivo de la lechuga morada

Principales características de la lechuga morada

Si te preguntas cómo se llama la lechuga morada en realidad, déjanos decirte que su nombre científico es Lactuca sativa I., y que pertenece a la familia de las Asteraceae, siendo su origen Asia. Sin embargo, la lechuga morada tiene el nombre común de Lollo rosa o rosso o lechuga de hoja de roble.

En cuanto a sus características, encontramos que la mayor parte de esta hortaliza es agua, teniendo muy pocas calorías.

En cuanto a su cultivo, deberás saber que no requieren de muchos cuidados siendo muy rápido de cultivar. Además, para facilitar el cultivo de la lechuga morada se puede cultivar conjuntamente con otros tipos adaptándose a cualquier lugar o recipiente donde se desee cultivar.

Por otro lado, te recomendamos que si tu intención es poder tener la lechuga morada durante todo el año, hagas una plantación escalonada.

Propiedades saludables de la lechuga morada

La lechuga morada, al igual que todas las hortalizas y verduras posee unas propiedades saludables características de ella. Por ello, queremos que las conozcas para que sepas la importancia que tiene sobre tu organismo el comer lechuga morada, independientemente de la manera que sea.

  • Alto contenido en vitaminas A y K.
  • Efecto antioxidante.
  • Ayuda a eliminar la retención de líquidos.
  • Proporciona bastante saciedad lo que la convierte en perfecta para las alimentaciones hipocalóricas.
  • Tiene cierto efecto antiinflamatorio.
  • Mejora el proceso de digestiones.

Cultivo de la lechuga morada

El cultivo de la lechuga morada quizás sea uno de los más fáciles ya que no tiene muchos cuidados y se puede combinar con otras hortalizas, necesitando la lechuga morada un corto período de tiempo.

Cuidados de la lechuga de hoja de roble

Como hemos dicho antes, este tipo de lechuga no necesita grandes cuidados. Sin embargo, deberás de tener ciertas cosas en la mente para que el cultivo y el crecimiento sea el mejor posible, ya que así la calidad del producto será mucho mejor.

Luz y ubicación

Como cualquier verdura u hortaliza, necesita de la luz solar para poder crecer de la mejor manera. Es por ello, que las recomendaciones son que se encuentre en su mayor parte del día expuesta al sol y que el resto se encuentre en semisombra. Siendo así, crecerán espléndidas y con muchísimo sabor.

En el momento de plantarlas, deberás de dejar aproximadamente 20-30 centímetros entre ellas para que puedan crecer de manera ideal y correcta.

Riego

El riego es un factor fundamental para que la lechuga de hoja de roble crezca perfecta. Es por ello, que recomendamos que sea frecuente y en pequeñas cantidades para evitar inundaciones donde se encuentre plantada, así como que esté bien drenado el suelo. Por ello, el riego por goteo puede resultar buena opción o si no es un cultivo muy grande, podrás hacerlo con regadera.

Suelo

Si quieres puedes añadir fertilizantes al suelo para que se encuentre más rico en nutrientes, ya que el sustrato ideal para la lechuga morada debe contener potasio y nitrógeno.

Además, se recomienda que los suelos tengan buen drenaje y que sean arcillosos.

Posibles plagas de la lechuga morada

Las lechugas de hoja de roble suelen ser atacadas por varios tipos de plagas, las cuáles deberás evitar en todo momento para que tu plantación sea lo más idónea posible.

  • Pulgones: Este animal aparece cuando se encuentra un exceso de nitrógeno en el suelo. Para combatirlo te recomendamos que utilices algún fertilizante que te ayude a reducir dicho nivel de nutrientes.
  • Hongos: Aparecen cuando hay un exceso de humedad, causado en este caso por un exceso de agua procedente del riego. Te recomendamos que tengas un buen drenaje del suelo y que si los hongos aparecen, utilices algún pesticida especial para dicha situación.
  • Babosas y caracoles: Si cultivas las lechugas en la tierra, es común que aparezcan. Lo mejor en este caso es que las quites de manera manual.
  • Pájaros: Sigue siendo muy común encontrar que los pájaros se comen el cultivo, por ello, cúbrelas con una malla para evitarlo.